miércoles, 19 de agosto de 2009

LE BITET ET LE GAVE DE BROUSSET AUSSI

Pues si... otra vez al Bitet. Y esta vez lo hicimos sin nublados y sin percances. Día de San Roque y Sta. Elena. Fiesta local en Biescas. Hasta los güebos de galimbas, de bailes, de gente y de trasnochar. Hala, a refrescarnos. Aprovechando que Pol estaba en Pau y que venía hacia l'Espagne, quedamos a las 11 de la mañana, sin madrugar y con sol radiante, para intentar, otra vez, el dichoso barranco que este año se nos resistía.
Yo llego un poco tarde. Desde el aparcamiento para ir al refugio de Arremoulit hasta casi el desvío a Artouste, hemos ido a paso vaca, detrás de un gran rebaño que bajaba por la carretera. Aprovechando que teníamos dos coches, subimos hasta la cabecera con uno de ellos dejando el otro abajo. Pocos barrancos se pueden hacer así, de coche a coche sin nada de aproximación. Sigue estando igual que el otro día. Agua cristalina, en la cantidad justa y el sol entrando a raudales (esta vez por el este). Con forme bajamos, observamos que, desde el otro día, han variado algunas instalaciones. Había cuerdas fijas que ya no están, han cambiado algún pasamanos y, sobre todo, han colocado dos hermosos, brillantes y robustos parabolts en el rápel fraccionado. Así sí, así se puede colgar uno donde haga falta y no en esas chapas roñosas y movedizas que había antes. Joder, lo bajé el otro día, lo bajo hoy, esta es la séptima vez que lo bajo y no dejo de sorprenderme. Es precioso. De lo mejorcito que hay en el Piri. Ya se que cada barranco tiene su aquél, que si en unos la flora, que si los estratos, que si las barranquistas en bikini... pero es que éste es espectacular de cabo a rabo.
Sin contratiempos, y en apenas una hora, llegamos a donde nos retiramos el 4 de agosto. El pasamanos a la cascada grande está montado y en perfectas condiciones. Aún miramos de rapelar por la cascada pero, personalmente, me gusta más el rápel desde el final del pasamanos. Tienes la sensación de que la tierra te engulle. 30 m. limpios que te dejan en el fondo de los baños de Diana. Tengo que enterarme porqué se le llama a esta zona así. Diana era la diosa de la caza, de la naturaleza y de la luna en la mitología romana y, desde luego, es el sitio ideal para rendir culto a las deidades femeninas. Tierra, agua y vegetación. Más que en ningún otro lugar, la trilogia hierofánica se manifiesta en los barrancos con toda su fuerza.
El lugar es espectacular. Apenas un resquicio de luz muy arriba y paredes estrechas y abombadas. Tiene el mismo ambiente que el famoso Olhadubi, que bajamos el año pasado, pero mientras aquél son siete horas a remojo (con lo que, por mucho que te guste, acabas hasta las gónadas de agua, rocas y vegetación) éste son apenas dos y media. (Aunque algunos, según las guías e internet les cuesta 6 ¿?).
Pasado este trozo y algún puente de tosca por debajo que forma unos pequeños oscuros, el barranco se relaja aunque sigue siendo alucinante. Los rápeles son bastante más cortos y espaciados, hay grandes nudos de troncos entretenidos y resbaladizos y las paredes, sin llegar a abrirse, se ensanchan notablemente. Sin apenas darnos cuenta, entre saltos, algún tobogán y destrepes varios ,llegamos al puente de la carretera y al final del barranco.
Hoy, pese a las advertencias de la Societe de secours en montagne des Pyrenees Atlantiques, el descenso ha sido perfecto. La topografía de este magnífico barranco, recomendable 100 %, aqui: http://www.descensodebarrancos.com/barrancos/bitet/topo/topo.htmlbarrancos/bitet/topo/topo.htmlcos/bitet/topo/topo.html.
Que, ¿Hacemos el Tourmont? Lo hice hace la tira de años y, aquel día, nos encontramos en una de las gorgas un coche empotrado, con las ruedas para arriba y chorreando gasofa y aceite. La poza de abajo y los alrededores, estaban llenos de papeles, plásticos y guantes de latex con sangre. Así que, por razones obvias, nos salimos y pasamos de terminarlo. La entrada, al lado de la carretera, es una cascada de 15 m. Desde un puente antiguo, situado encima, tenemos abundante público haciendo fotos y grabándonos en video. Hay que ver, con qué poco se entretiene la gente...pues si esperan que baje como uno de los hombres de Harrelson van daos, que a ellos les debían pagar las cuerdas y nosotros las tenemos que comprar. Enseguida nos damos cuenta que esto, en cuanto a calidad de aguas deja mucho que desear. Cientos de cabezas de ganado cagando encima nuestro, un ternero muerto justo al lado del agua...me cagüen la ganadería y los dioses asociados a ella... , ya me iría yo pa casa. El caso es que el barranco tiene su punto. Caliza pulida, cientos de marmitas redondas, que parecen estar hechas con compás. Las paredes no son demasiado altas, se abren y se cierran y los escapes son abundantes. Eso sí, resbala todo como el puto hielo. En una zona intermedia en la que solo hay pequeños resaltes y un magnífico bosque de hayas, nos damos cuenta de que está empezando a llover. Con sol, lloviendo y a lo lejos truena. Tiene su aquél este ambientillo. Seguimos bajando. En apenas unos minutos, el cielo se cierra, nos truena justo encima y llueve a jarros. Joder...la roca de las orillas, que hasta entonces se podía pisar más o menos, se vuelve resbaladiza y aquello empieza a ser un festival de hostiones a cada cual más cómico y doloroso. Llegamos a la cabecera de la penúltima cascada. Justo antes, hay que pasar por una maraña de troncos y ramas que ha debido dejar allí un alud este invierno pasado así que, como sigue lloviendo a cántaros y no nos apetece un pelo engancharnos por ahí y joder el neopreno...pues pa afuera. En apenas unos minutos salimos a la carretera y en dos minutos nos plantamos en el coche. Cuando nos cambiamos muchos de los coches se miran y alguno pita. Yo me pongo en la piel de un turista urbanita que se ha perdido por ahí y ve unos sujetos en pelotas (o casi) bajo un aguacero al lado de la carretera y a mí también me llamaría la atención. Máxime si, como esta vez, me quito el bañador y me quedo con mis magníficas, proporcionadas, apolíneas y respingonas nalgas al aire enseñándoselas a la concurrencia.
La topografía, por si alguno va después de que se vaya el ganado y el ternero se pudra y deje de oler, aqui: http://www.barranquismo.net/paginas/barrancos/le_tourmont.jpg
Hala pues....

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ya le preguntaré a tu mujer si la descripción de tus nalgas se ajusta a la realidad
(palo)

Anónimo dijo...

Que envidia, yo aqui con las costillas jodidas, habeis aprobechao mi lesion para que no os gafe la salida eh?

José M. Navarro dijo...

pues ahora que lo dices... A lo mejor el gato negro eres tú. El día del Mascún también ibas...no sé yo. Habrá que probar otra vez con algún pardillo que no sepa nada.
Salud...