lunes, 28 de junio de 2010

INTENTO AL ARRIEL

Pues otra vez el tiempo, otra vez cambio de planes, otra vez hasta los mismos güebos del agua, de las nubes de evolución, de los frentes ocluidos, del pantano barométrico y de los litros por metro cuadrado.
Por lo menos jueves y viernes hizo bueno. Nos subimos a acampar a Sta. Orosia con la familia y los críos de unos y otros y el 25 estuvimos de romeria religioso-pagana. A parte de rezar, procesionar y oir misa, echamos abundantes galimbas, comimos como goliñones, nos emboinamos (algunos más que otros) y hasta me dio tiempo de hacer alguna foto chula a las numerosísimas flores que hay por allá arriba.
El sábado quedamos para marchar al Neouvielle,que es una zona que no conocemos pero, nuevamente el tiempo, se encargó de hacernos cambiar de opinión. A las cuatro de la tarde cayó una tronada (acompañada de granizo, rayos, centellas y viento huracanado) que nos invitó a quedarnos en casita y buscar una alternativa para el domingo donde, supuestamente, la previsión era de "despejado a primeras horas con nubes de evolución que darán lugar, en la segunda mitad del día, a precipitaciones moderadas, localmente fuertes" A, pues nada, nos levantamos a las cinco de la mañana, nos hacemos el Arriel que hace años que no subimos, pa casica a comer y que llueva lo que quiera por la tarde. La cosa es que, después del madrugón, ya se ve que el "despejado a primeras horas" es "nublado a primeras horas" y las nubes de evolución de la segunda mitad del día son nubes de evolución a las 9 de la mañana. El Arriel, que al llegar a la Sarra se veía, se ha cubierto con una boira negra como mi alma y, al llegar a la mallata de Soba, se ve que, hacia el sur, en Panticosa, Biescas y demás, está cayendo la del pulpo. Almorzamos y decidimos darnos la vuelta. La bajada la hacemos muy despacio haciendo fotos a flores, total, ya está el día perdido... Vemos Valeriana pyrenaica, Saxifraga umbrosa, la Neottia nidus-avis... por lo menos las lluvias han favorecido a la vegetación este año. Aún nos acercamos a ver la Cypri que está ya en las últimas y nos echamos una galimba en el cámping de Escarrilla antes de volver a casa y constatar, como tantas otras veces, que se ha quedado una tarde medio decente y que, de habernos quedado, nos hubiéramos mojao pero podríamos haber hecho algo.
Estimados dioses de las alturas:
Después del puteo continuo al que me sometéis con vuestros caprichos meteorológicos, y dado que hace bastante tiempo que no se puede ir al monte tranquilamente sin tener que mirar compulsivamente las previsiones durante toda la semana para que, encima, luego no acierten, estoy planteándome seriamente bien cambiar de deporte y dedicarme al guiñote o bien cambiar de religión a ver si los otros dioses me hacen más caso. Estoy pensando en hacerme satanista o algo así que he oído que hacen orgías rituales, adoran la naturaleza y se kolokan con hierbas y demás...no sé, ya me lo pensaré pero es que empiezo a estar hasta los mismo cojones de vosotros.
Atentamente.
Hala pues....