lunes, 12 de octubre de 2009

ORDESA, COLORES Y VIENTOS DE OTOÑO

Pero que majo es Ordesa. Ya he perdido la cuenta de las veces que he estado. Creo que no me equivoco si digo que me conozco todas sus sendas y casi todos sus recodos. Los sarrios me tienen más visto que yo a la Belén Esteban pero, aún así, siempre es un placer volver.
Hoy les había propuesto a Ana y a Bego hacer la faja de las flores pero ante su negativa a pasar por las clavijas de Cotatuero, (vaaa, que os va a gustar, que vais con un guía cojonudo, hala porfa, porfa, porfa... ¿Y si me llevo un arnés y os aseguráis en la sirga que pusieron?....Cuando una mujer dice que no, es que NO, para todo igual, si es que....) nos hemos ido a hacer la faja Racón y la de Canarellos. No es lo mismo, claro, pero aún así y en otoño, sigue siendo un paraje espectacular. 7 A.M. De noches oscuro. A ver si se ha parao el planeta y hoy no amanece...¡Ah, no que ya clarea por Erata! Llegamos a Torla a las 8 menos cuarto y el autobús sube a las ocho. 7 aguerridos montañeros en un autobús de 60 plazas. Llegamos a la pradera y retrocedemos unos metros por la carretera para coger la senda del circo de Carriata. La subida, muy fuerte al principio, se suaviza cuando llegas a un refugio de troncos y al límite del bosque. Prácticamente se ha ganado ya todo el desnivel. Almuerzo en el desvío a la faja Racón. Mucho viento y a ratos lluvia traída por éste. Menos mal que no vamos a la faja las flores. A partir de las clavijas se ve como el viento menea los árboles como trapos. La faja Racón es prácticamente llana. Rodea por la base la pared del Gallinero y llega hasta debajo de las clavijas de Cotatuero. Se anda de maravilla protegido por la muralla del viento pero, conforme nos acercamos a Cotatuero, vemos que nos acercamos al infierno. Viento, cortinas de lluvia...el efecto Fohënn famoso elevado a potencia de x siendo x mayor de 5. La senda llega casi a nivel de las clavijas. La verdad que se está realmente mal aquí. Viento, lluvia a ratos...hala, para abajo. Encima del umbral de las clavijas se ha desatao el fin del mundo. Boiras, agua...la que se descuelga por la cascada es empujada por el viento y vuelve a subir hacia arriba. Dos arcos iris juntos. Bajamos por el camino hasta otro refugio de troncos y, allí, cogemos el desvío a la faja Canarellos. Durante un rato el viento sacude de recio hasta que volvemos a estar protegidos por las paredes, esta vez las de la Fraucata. Ordesa en su máximo explendor. Otoño. Ocres de haya, verdes de abeto, rojos de arces y serbales, amarillos de fresnos, belladona como para kolokar a toda la provincia... La faja sigue la mísma tónica que la anterior aunque es un poco más larga. Al final, se sale en el bosque de las hayas. Degustación gratuita de fabetas y otras delicatessen del bosque (Frutos de mochera, moxera o mostajo ya verás mañana qué manera de apretar en el WC). De ahí, por el paseo Independencia, hasta el desvío para la cascada del Estrecho. Luego, por la vertiente izquierda orográfica del Arazas al aparcamiento. Café pa calentar el body en el bar de la pradera y a Torla. 5 h y media (con paradas).
Hala pues....

2 comentarios:

Pol dijo...

Pero a quien se le ocurre salir de casa con el mal orache que daban???, pero claro, como el niño iba con dos chicas en lugar de con el masto de siempre ...., pues ala!, a pasear!, así apedregue, que una oportunidad de ir con dos chicas guapas no se da todos los días.Salú compi.

José M. Navarro dijo...

Si la envidia fuera tiña ya se te habría caído esa mata pelo que tienes. ¡Envidioso!