domingo, 13 de diciembre de 2009

VÉRTICE DE ANAYET

Hoy que anunciaban la llegada de una ola de frío polar ártico, antártico y siberiano, pues nos vamos otra vez al monte....y bien alto, pa que no se diga. (Tú eres tonto, chaval. Pelas más frío últimamente que los soldaos canarios haciendo guardia en Rioseta).
Quedamos con Roberto a las ocho en Biescas. Vamos a subir al vértice de Anayet. En el Anayet he estadio cinco veces y ninguna en éste así que hoy es el día. Amanece un día precioso, despejado y con una helada como para dormir en la calle con una camiseta mojada. Llegando a Formigal una boira sospechosa se descuelga desde el Portalet y sopla un viento frío de cojones. En el párking de Anayet, a las ocho media, numerosos snowborders ¿se escribe así? y demás fauna Aramonesa se preparan para lo que será, sin duda, un arriesgado, apasionante, flipante, excitante y wonderful day on the snow, BorjaMary. Nosotros subimos por una de las pistas nuevas y, tras una subida fuerte, nos colocamos a la altura de la cabaña de la Glera donde, previo pago, te suben, a tí y a tu churri (sin cansaros ni despeinaros), a que paséis una romántica velada. De la cabaña en cuestión (La verdad que es un sitio majo para ir.....digamos a cenar) se flanquea a media ladera el pico de Espelunziacha y, en poco más de una hora, nos plantamos en los ibones de Anayet. La nieve, dura y brillante, nos permite andar sin raquetas. Llegamos a la base de un corredor que nos llevará al collado entre el Vértice y el Anayet. Media hora de penar clavando crampones en nieve helada para llegar arriba. Eso sí, te asomas y el paisaje es acojonante. Toda la France con un mar de nubes del que emergen picos como el Midí o el Sesques. Oye, ¡qué majo! En Candanchú deben tener un día que tendrán que esquiar con antinieblas y rotativo jjjjjjjjjj. Del collado al pico hay un paseo de media hora por una arista muy suave y hoy muy venteada. Llego el primero (bueeeeeno, el primero que ha llegao arriba a sido el perro) y veo gente subiendo por la arista este (la nuestra es la norte). Llegan a la vez que Roberto. ¡Apa!, dicen, que en vasco debe querer decir algo así como Hola, buenos días ¿Qué tal la ascensión? Nosotros les contestamos con un ¡Ieep! que, en aragonés significa: Hola, muy bien ¿Y vosotros?. Varias fotikis en la cima. Oye hazme una que se vea el Midi. Y a mí una que se vea el Moncayo (Que, por cierto, ya no se me ríe)...espera que me pongo haciendo el pino en la punta en manolito (o monolito) cimero... Hala, pa abajo que me estoy quedando como un pollo. Vamos a bajar por la arista este y así hacemos circuito cerrao. La bajada sin problemas. La nieve sigue dura y brillante y los crampones agarran de maravilla y no te hundes hasta los güebos, lo que es de agradecer. Comida en la orilla del ibón. Pa variar se me a acabado el agua y Roberto saca un camel bag de la mochila. Lo deja en la nieve y empieza un espectacular descenso hasta en medio del ibón con el perro corriendo detrás. Ahora mismo te daría dos ostias. Bajo a buscar la puta bolsa. El agua sabe como si llevara quince días en un condón Durex pleasuremax con lubricante. Encima eso.
De los ibones al párking de Arramon(tes) una horeta más. Los snowborders y demás siguen disfrutando de un wonderful day on the snow mientras el sol se esconde por el pico Culibillas.
Galimba en la gasolinera de Formigal y pa casa. Me voy a dar una ducha a 300º C. No salgo de allí hasta que me pele. Por cierto, Roberto, el Vértice tiene 2555 m. y el Anayet 2574m. Yo también habia oído que le vértice era más alto que el Anayet pero no....
Hala pues...

3 comentarios:

Pol dijo...

Un día muy bonito, pero a qué no has bebido vino con la comida????
Salú

José M. Navarro dijo...

Noto cierto tono de envidia ¿no?
hala, cariño, ya te subiré algún día p'allí o a donde tú quieras.

Anónimo dijo...

Roberto dijo:

Pues en Internet, la altura de estos montes, esta mal en todos lados.