miércoles, 25 de mayo de 2011

POR LA CABECERA DEL ARA

A veces tengo la suerte de conocer gente muy interesante. Y a veces, pese a mi proverbial misantropía, hasta me hago amigo de ellos. Amigo de verdad, de los que se cuentan sus problemas, comparten sus alegrías o frustraciones o te llaman solo para saber como estas.
Conocía a Eduardo cuando estaba grabando un documental sobre Sobrepuerto. Vino a casa a entrevistarme y, desde entonces, hemos tenido bastante contacto. Y eso que el vive en Madrid...aunque tiene casa en Broto.
El caso es que, después de finalizar su magnífico documental titulado "Sobrepuerto, los caminos del Silencio", ya está embarcado en otro mucho más espectacular. El documental se titulará "Ara, el último río salvaje" y lo está grabando por tierra, agua y aire. Por agua, bajando tramos en piragua, por aire, sobrevolando el río en un paramotor y por tierra, que es a lo que le acompañé. Habíamos quedado en el parking de Torla a las 7 de la mañana, Allí llegan Eduardo y Alfredo, profesor de Geografía y experto en ríos. Un lujo. Eso es lo que fue el día. Compartir una excursión por parajes majestuosos con personas con la sensibilidad de Eduardo y la sapiencia de Alfredo es un auténtico lujo. Pudimos subir hasta el refugio de Ordiso en coche con lo que nos hemos ahorrado una hora y media larga desde Bujaruelo. De ahí, se inicia un camino perfectamente marcado que nos lleva, por el fondo del valle, hasta el circo glaciar donde nace el río. Concretamente, en un manantial de la cara sur del pico Meillón de 2930 m. de altitud. Subimos de tirón hasta el final. Habían dado tormentas para la tarde y Eduardo prefiere subir para ir localizando lugares para grabar a la bajada. Mejor, está todo lleno de flores pero ahora la luz no es demasiado buena para fotografiarlas. A la bajada, mientras tú grabas, yo a lo mío...con las florecitas. Pasamos un pluviómetro y abandonamos la orilla del río. Cogemos altura para ganar un resalte ya que hay un nevero inclinado hacia el río y, de repente, me da un vuelco el corazón. Abajo, por donde va el camino, se ven perfectamente tres cromlechs. Si no hubiéramos subido no los habríamos visto porque no habríamos tenido perspectiva sobre ellos. Uno de ellos, el situado más al norte, parece construído hace un mes, por su magnífico estado de conservación. Se trata de uno de los conjuntos situados a mayor altitud de todo el Piri. Estarán sobre los 2000 m. cuando la media está en torno a los 1060 m.. Curiosamente, son los primeros vestigios humanos, y los más antiguos, que el río ve en su recorrido. Viéndolos, no puedo menos que descojonarme de los arqueólogos de despacho. De esos que dicen que estas estructuras son fondos de cabaña o lugares de incineración y de reconocer la labor, incomprendida y desprestigiada, de personas como Ochoa de Zabalegui o Luis Millán.
Subimos bastante más, hasta dar vista el circo final donde nace el río al pie del Puerto de los Mulos y bajo las paredes occidentales del Comachibosa.
Al final se ha nublado de verdad. Bajamos, sin prisa pero sin pausa, parando donde Eduardo o Alfredo consideran para grabar o hacer cualquier comentario. Yo, al final, me voy quedando atrás. Hay miles de marmotas que ni se inmutan cuando pasamos y millones de flores. Todo merece ser fotografiado. Me toca correr para cogerlos y lo hago cuando llegamos a la cabaña de Cerbillona. De allí, ya queda poco para el refugio de Ordiso donde cogemos el coche.
Han sido, en total, ocho horas por un valle que no conocía. Lo había visto muchas veces desde arriba (Baziás, Cerbillona, Batanes...) pero nunca lo había recorrido de abajo a arriba.
El día termina con una buena cerveza en el refugio de Bujaruelo y una magnífica comida, hecha por la mujer de Eduardo, en su casa de Broto.
Os pongo dos enlaces, adelanto de lo que va a ser un precioso documental. Puncha aqui y aqui
Hala pues....

6 comentarios:

luis dijo...

Enhorabuena por la actividad, por la compañía y sobretodo, por ese hallazgo del cromlech tan interesante

Un saludo
Luis

J. M. N. dijo...

Gracias Luis.
Siempre hay algo que recordar en todas las salidas. Pero hay algunas que son especialmente gratificantes y si, esta ha sido una de ellas. Muchas veces no es la altura o la dificultad lo que te da más satisfaciones si no, como tu bien dices, la compañia (sin despreciar, por supuesto, a la habitual)y los pequeños "descubrimientos" (una flor que no habías visto antes, un bicho poco común, o, como este caso, un cromlech)
Gracias por pasarte por aquí.

Eduardo dijo...

Gracias José Miguel por el buen trato que me dispensas,el próximo miércoles subo de nuevo a Broto me va a acompañar Severino Pallaruelo en un pequeño recorrido por el patrimonio cultural que atesoran los pueblos que el Ara atraviesa...
Saludos y cuidate,amigo...

Eduardo dijo...

Gracias José Miguel por el buen trato que me dispensas,el próximo lunes subimos de nuevo a Broto por una semana,he quedado con Severino Pallaruelo para recorrer parte del patrimonio cultural que atesoran algunos de los pueblos que el Ara atraviesa en su viaje yacerca de lo de la semana cultural...será de nuevo un placer,cuenta con ello.

Anónimo dijo...

Hola,JMN. En primer lugar felicitarte por tu blog. En segundo, comentarte, que esa mitad de Cromlech, que tú viste "algo erosionada" en tu visita, es el resultado de nuestra intervención. De vez en cuando los arqueólogos, hacemos algo más que recopilar bibliografia, desde una butaca de despacho ;)

A parte de ese conjunto, de tres cromlechs, el de tu foto, -el más grande- hay que sumar, más o menos, unos 30 más... Sí realmente es un Valle que encierra muchas sorpresas. Precisamente, los días 12 y 13 de este mes, diciembre, se celebran unas Jornadas de Prehistoria y Arqueología del Sobrarbe, en las que el tema de los Cromlechs de Batanes, estará presente. En la página del Geoparque, encontrarás más información.

http://www.geoparquepirineos.com/contenidos.php?niv=1&cla=_2OA1CDG68&cla2=_3XJ0LH52G&cla3&tip=2&idi=1

...Sí,sin duda, es un lugar mágico.

AOC

Un saludo.

J. M. N. dijo...

Hola AOC

Pues muchas gracias por la información. La verdad que el tema de los crómlechs me interesa bastante y me resultó impresionante el casi "darme de bruces" con éstos de los que ya tenía alguna referencia pero que no los ubicaba en un lugar concreto. Habrá que darse alguna vuelta más por allí.

Tiene muy buena pinta lo de Boltaña. Lástima de que sea entre semana...
Lo dicho, gracias por la información.
Pd. Por cierto, lo de los crómlechs como fondos de cabaña lo puedes leer (si no lo han quitado) en el centro de interpretación del megalitismo de Echo.
Muchas gracias por comentar y aportar información.
Un saludo