lunes, 22 de septiembre de 2014

UNA VUELTA POR DETRÁS DE MONTE PERDIDO.

Viernes12 de septiembre. Para mi poca vergüenza sigo de vacaciones aunque éstas están llegando ya a
su fin. Pocos años como este he aprovechado tanto, tan bien y tan abundante...será porque soy inmune a las crisis??? (la económica, la de los cuarenta y la de la pitopausia). Lo cierto es que lo que diga Montoro me la pela, la mentalidad la sigo teniendo de 20 años y la otra... pues la otra.... bueno, a lo que íbamos.
Me llama Montse que, como todos los años por estas fechas y coincidiendo con no sé qué de la Diada, se ha venido para las tierras de la Corona abandonando las del condado.
Decidimos, aprovechando el autobús de Nerín, darnos un rulo por la zona este del Perdido e intentar alguno de los picos que nos quedan en esa zona. A ella, en concreto, todos , menos Monte perdido y Cilindro y a mi, si no me equivoco, el Baudrimont de más allá y la espalda de Esparrets.
Madrugada indecente para llegar, por carreteras solitarias a estas horas, (no he visto mas seres vivos que un jabalí y un raboso) a Nerín a las siete de la mañana. Sorprendentemente, para ser un día entre semana y fuera ya de temporada, el autobús sube lleno.
A las ocho menos algo nos deja muy cerca del primer mirador. Allí desembarcamos y empezamos subiendo un repecho antes de entrar en la vertiente del Valle del Arazas y coger una senda, que en ligero descenso, se encamina decididamente hacia Goriz.
Recién amanecido, los contrastes entre el fondo del valle, todavía en penumbra, la ladera por donde andamos, ya con claridad suficiente y los picos más altos donde ya pega el sol, hace que se nos salten las lágrimas. Mira que hemos visto amaneceres de estos románicos y no nos acostumbramos snif, snif!! Que emoción.
En esas estamos cuando se nos acerca un simpático francés, de nombre Pierre, y nos empieza a dar conversación. Nos dice que quiere hacer, mas/menos lo mismo que pretendemos nosotros así que se une al grupo de dos. A partir de ahora somos trío los que nos dirigimos a intentar hollar esas cimas que se empiezan a ver en lontananza... bueno, verse, verse... se ven dos, las otras no.
Llegamos al desvío hacia el collado de Arrablo o de Goriz. Mientras que todo el mundo tira a la izquierda, suponemos que al refugio y luego al Perdido, nosotros tiramos a la derecha y, por paisajes lunares, ganamos el collado desde donde se amplían los horizontes. Al sur, como un hachazo en medio del altiplano calizo, se aprecia todo el desarrollo del cañón de Añisclo.
Bordeamos por la base al Punta d'as Soras (que no Punta de las Olas) buscando un punto débil en la muralla que tenemos a nuestra izquierda hasta que damos con él, ya empezando a bajar hacia el collado de Añisclo. Yo había estado por aquí hace mucho y no recordaba que este paso clave estuviera tan lejos, pero vamos, sí, debe ser éste.
Una trepada sin misterio y damos de bruces con una ladera de canchal de esas que, cuando las ves, se te caen los cojones al suelo. Afortunadamente, hay una senda muy pisada que hace que el terreno esté bastante asentado. Aún así, porque nos apetece, y somos así de guays, nos tiramos a la derecha hasta llegar a la arista que cae hacia el valle de Pineta, por donde se sube igual de mal pero por lo menos, tenemos vistas amplias hacia el norte.
Un esfuerzo más y nos encaramamos a la primera punta del día que, vista desde aquí, no aparenta ser más que una loma en medio de un desierto calizo. Punta d'as Soras, 3002 m. de vellón.
En frente, hacia el norte, se ven los dos Baudrimonts llamados, aunque bastante menos dada la costumbre que tenemos de no valorar la toponimia local y poner nombres que nada tiene que ver con los de toda la vida, Puntas de Tormosa o Mallos de Tormosa. Más todavía, hubo una iniciativa, que no llegó a cuajar, por la cual, ya que prescindimos de la toponimia milenaria, ponerles el nombre de Punta Rabadá y Punta Navarro en recuerdo de la mítica cordada de aragoneses. Pues ni aún por esas... nuestro complejo de inferioridad (de los aragoneses, me refiero) hace que estos picos, en todos los mapas, planos, esquemas y reseñas vengan con el nombre de Henri Baudrimont, ingeniero amigo de Juan Buyse que fue el que popularizó la actual lista de tresmiles que todo el mundo usa/usamos y que nos hace subir a peñascos que, hace apenas veinte años, ni sabíamos que existían y que, por supuesto, no merecía (ni merece) la pena subir.
Pero como todos, en mayor o menor medida, hemos sucumbido al coleccionismo de tresmiles, aquí estamos, Montse, Pierre y el que escribe encaramándonos al Baudrimont SE/Pico Navarro/Mallo Tormosa. Sin ser difícil, la ladera es muy empinada y la piedra muy suelta. Aún así, nos cuesta poco llegar a disfrutar de sus 3026 m. que caen a pico hacia el valle de Pineta.
Bajamos otra vez a la base y decidimos ir hacia el Baudrimont NW/Pico Rabadá/Punta Tormosa.
Hay que bajar una vallonada que da una pereza que te cagas para luego volver a encaramarse a un peñasco que, visto desde aquí, no parece nada fácil. Pierre decide que va a guardar sus fuerzas para el Soum de Ramond/Punta Añisclo así que somos Montse y yo los que bajamos al nevero y nos encaramamos, con cuidadín que esto está que se cae todo, a la cima del pikachu mientras que nuestro amiguito nos hace fotos desde el otro lado.  Allí estamos, dos puntitos rojo y amarillo, en medio de una pared que parece inexpugnable.
Una vez arriba tomamos dos decisiones, a saber, que la espalda de Esparrets se queda para mejor ocasión y que yo paso de subir al Sum de Ramond/Pico Añisclo que ya he estado tres veces arriba, que se está nublando y no se va a ver nada y que no me apetece, sin más. Así que bajamos y es ahora Montse, que ha demostrado ser, con diferencia, la que más fuerte está de los tres (si no me tacharan de machista diría que es la que más güebos tiene) la que sube con Pierre (que lleva mas/menos tres cuartos de hora tocándose los pitos al sol) a la cima del Pico Añisclo por un pedregal que me entran sudores fríos solo de verlos.
Ahora soy yo el que se pega una hora entre sol y sombra porque se ha nublado mucho. Incluso llego a echar una cabezada y todo.
Al fin, bajan. Efectivamente, una nube puñetera se ha instalado en las Treserols y no les ha dejado ver nada.
Bueno, pues ahora nos queda una buena pateada de vuelta siguiendo el mismo sendero de subida.
Lo cierto es que, al final, la vuelta se hace larga.
Yo me había hecho la composición mental de que, como el autobús te sube a 2200 m, esto iba a ser un paseo sin importancia y mira el track. Resulta que ha salido casi 1900 m de desnivel y casi 25 km de distancia. Jodo petaca... con razón tenía yo ganas de sentarme en este autobús...
Hala pues...

9 comentarios:

Eduardo dijo...

Pues el otro día me contarón de hacer la Espalda de Esparrets, y veo que eso está a tomar por culo de lejos, para hacerlo en una jornada, con o sin autobus. Pues nada me alegro que hayas disfrutado de tan largas vacaciones, y al que le fastidie, ¡que se joda!, Un saludo

Enrique Martínez Labalsa dijo...

Jobar que nivel. Me parece muy bien que disfrutes de esa forma. Pero, por favor, no te canses mucho que el dia 4 tenemos trabajo. Un abrazo

Pirene dijo...

¡¡Jodo como estamos!! ahora sí que ya no os pillo ni farta anfetas.

Me pica a mí lo del autobús ese, yo solo he subido a Monte Perdido así que imaginate si tengo faena pendiente por ahí.

Todo se andará (nunca mejor dicho).

Salud!

David Naval dijo...

Buenaaas!!
Mira tú que casualidad. El domingo estuve yo también por los Baudrimones (a mi también me gustaría más lo de Rabadá y Navarro) y también dejamos Esparrets para mejor ocasión, y no por falta de ganas sino por la niebla, truenos y posterior granizada que nos comimos. Saludos!

POL dijo...

Pobre zagala, sola con dos gabachos, os mojó la oreja a los dos. Bien por las mujeres.

silvia dijo...

Así que al final han caído!!!
Qué bien!! está claro que has sabido aprovechar tus días vacacionales mozé.
Y qué lejos cae Esparrets!! no me extraña que lo dejaras, te pasó como a nosotros. Y nuestra excusa fué que así volveríamos por esta preciosa zona, así te digo lo mismo.
Un abrazo.

J. M. N. dijo...

Hola a tod@s.
Efectivamente, la Espalda dichosa está a tomar por saco de cualquier sitio transitable. Hay una opción que me pica hace días que es ir por las terrazas Bellavue y volver por el cuello de Añisclo. se puede hacer ? Pues sí pero será una calcetinada memorable. Hala, váyanse apuntando que lo organizamos ya pa el año que viene será...

Enrique... me parece que tu y yo tenemos faena el 4 y el 5. pero hab´ra comida y bebida de pro medio... lo llevaremos bien seguro!!!!
Saludos a todos.

David Naval dijo...

Mapunto!!!

JM, pues yo estaba pensando algo parecido, subir desde Pineta por Bellevue o algo similar.
Es más, ya me estaba calentando las neuronas con alguna salvajada haciendo Esparrets y luego subiendo al Perdido y rematarlo con el Cilindro. Que resulta que se me han quedao el Cilindro y Esparrets sin subir por esa zona (y el Dedo, pero para ese no tengo nivel).
Pues nada... a ver si al año que viene...

luis dijo...

Toda esa zona efectivamente queda un poco a desmano de todo y encima si se te mete la niebla... menos mal que ahora todos vamos con los cacharricos esos que nos ponen en nuestro sitio, jeje

A mi me costó 3 intentos subir a la Espalda de Esparrets y como le comentaba a David, después de darle muchas vueltas creo que la mejo opción (y más bonita) es subir por el balcón de Pineta y el primer corredor a la norte del Perdido para luego desviarse a la izquierda. El descenso por Bellevue también es buena idea

Un saludo!