martes, 6 de marzo de 2012

BARRANQUISME ALS PORTS DE TORTOSA-BESEIT.

Barranquiando en os puertos de Tortosa-Bezeite. Canyonig in the ports of Tortosa-Beceite. Canyoning dans les ports de Tortosa-Beceite. каньонинг в портах Тортоса-Beceite. Acabo de descubrir el traductor de google...a que mola???
Pues eso, que este finde hemos estado de turismo barranquil-gastronómico por aquella zona, a ver si, de una vez, la reconquistamos para la corona Aragonesa. (Que sí, que ya lo sé, que Tortosa la conquistó Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona...pero estaba casado con Petronila, hija de Ramiro II, rey de Aragón y por tanto, de esa dote, nos pertenece un cacho) Con el firme propósito de conquista pues, salimos de Biescas a las cuatro de la tarde (con la comida todavía en la garganta y recien duchaos-afeitaos) Teo, Úrbez y yo mismo. Recogemos en Villa cloro a Pol y nos juntamos en Güeskonsing con Óscar, Ángel, Marcos y Alfredo. Ni en mis mejores tiempos de barranquista-explorador, allá por los 90, había ido en una expedición tan grande. Nada menos que ocho sujetos (todo hombres, ya es pena ya...) dispuestos a barranquiar, a conquistar Tortosa (por las buenas o por las malas) o a lo que se nos eche encima.
Pues...como conduce Teo, ni idea por donde vamos pero que hay una kilometrada elegante hasta Tortosa, donde se nos hace de noche y bastantes más hasta un refugio, en plenos Ports donde vamos a dormir.
El refugio para nosotros solos. La guardesa ya nos está esperando y nos prepara una cena como pa una boda, tú. Un rato de cháchara, más que nada para conocernos todos, que aquí hay gente de lo mas heterogénea, diversa, variada y plural. Al final, la conclusión es la de casi siempre...gente maja, con la que vamos a compartir dos días de monte.
Literas corridas...buena noche se prepara entre ronquidos, ventosidades y testosterona.
Al día siguiente, amanece completamente nublado, con niebla que tapa todo el paisaje y con un un frío propio de latitudes más septentrionales. Aún así, bajamos un poco con los coches, cargamos con todos los bártulos y nos vamos por un GR, al inicio de las Gúbies de la Vall Figuera, uno de los barrancos más largos y, a decir de todas las guías, imprescindible para conocer las características barranquíticas de este paraje. Después de una hora, en la que el día se ha ido despejando y nos sorprende con paisajes preciosos, llegamos al fondo del valle y el inicio del barranco. Como sospechábamos y cabía esperar tras este invierno tan espléndido en lluvias y nieves, baja más seco que el ojo un tuerto. ¿neopreno? ¿pantalón corto? ¿tanguita o shorts? ¿qué coño nos ponemos? Si no nos ponemos neopreto, seguro que hay pozas residuales...si nos lo ponemos no habrá ni gota de agua y nos deshidrataremos...al final, cada uno a su libre albedrío.
El barranco es majo. Muy largo. Con grandes caos de bloques y zonas estrechas de paredes pulidas y abombadas. Me recuerda al Consusa, pero a lo grande. Incluso la vegetación es parecida. Al principio le cuesta formarse. Tanto que, después de un par de horas de destrepar y algún rápel, ya pensábamos que aquello iba a a ser todo el rato así y que, desde luego, no merecía la pena volver otra vez. Pero al final se estrecha mucho y tiene rincones francamente bonitos. Algunas pozas llenas de agua verdinegra y maloliente se evitan con más o menos habilidad mediante pasamanos. El punto más majo es una marmita trampa, de siete metros de profundidad y completamente seca, que obliga a montar un rápel guiado. Casi al final, en un pasillo muy estrecho, vemos que algo se mueve...amos, no me jodas. ¡Si hay allí un perro! Pero cómo coño ha llegao ese chucho p'allí??? Nos acercamos con cuidado, pensando que el gos ese se habra caído desde arriba, estará más jodido que una maraca e igual nos muerde del mismo acojono que lleva cuando vemos que no...que está perfectamente. Acojonao, eso sí, pero por lo demás bien. Teo, que ha tenido perros toda la vida, lo ata y el bicho lo empieza a seguir como si fuera su dueño. Esto si que no lo habíamos hecho nunca...barranquismo con chucho.
La salida del barranco está indicada con unos carteles de + - 15 cm, casi imperceptibles a simple vista. La fama de rac... ahorradores de istas chens, la llevan por algo. En la foto de al lado, a la vez de admiráis el porte, la pose y las piernas torneadas y musculosas del perro a ver si sabéis ver las señales en cuestión...que luego me dicen que soy un exagerao.
La subida a los coches es larga de cojones...casi hora y media en la que te comes 500 m. de desnivel. Eso sí, al final, el día se ha quedado muy bueno y el paisaje merece la pena.
Una vez llegados a los coches, comemos y echamos un café en urn restaurante cercano. Dejamos el perro allí ya que lleva collar pero no placa de identificación y se lo decimos al camarero por si alguno pregunta.
Después de comer, subimos a la cima del Monte Caro que, con sus 1447 m. es el punto culminante del macizo y techo de Tarragona. Hay una carretera que te sube hasta arriba y, en la cima, como no podía ser de otra manera, una estatua de la virgen comparte protagonismo con gigantescas antenas para rendir culto a santa telefonicamovistar, san orange y san vodafone. Es acojonante la insensibilidad y la falta de respeto de las compañías de telecomunicaciones. No se respeta nada. Si pudieran, colocarían antenas en el Aneto y el Mulhacen para conseguir mayor cobertura. Claro que a éstas empresas se les presupone la insensibilidad pero ¿y los gestores de ese paraje? ¿no estamos en un parque natural? ¿cuánto y a quién deben pagar para que se les permita colocar esos armatostes en el corazón de un paraje protegido? Por lo demás, precioso paisaje en todas direcciones, con el mar como fondo al este y todo el macizo hacia el oeste.
De allí, bajamos a Tortosa donde tenemos reservado un hotelito. Tras ducharnos, visita turística para ver los puntos débiles de la muralla y cena cojonuda en uno de los pocos restaurantes con cocina autóctona que encontramos abierto. Los agüelos, echamos un trago y nos vamos a dormir. Los jóvenes (y algún agüelo) se quedan a vivir la noche tortosana.
El domingo, a las ocho y media, algunos frescos como una lechuga y otros adormilados y semiresacosos, desayunamos y marchamos hacia Horta de Sant Joan, en la vertiente oeste de los Puertos. Esta población, conocida por el incendio forestal de hace unos años en el que murieron cinco bomberos, es preciosa. Lástima que no tengamos tiempo para verla con detenimiento. Aún así, mientras vamos a buscar el permiso para bajar otro barranquillo,aún nos acercamos a visitar la iglesia, gótica, enorme y muy bien conservada.
Para ir al barranco de Canaletas, hay que bajar del pueblo y coger unas pistas que pasan por toda la zona quemada hasta una señal de prohibido circular. De allí parte una senda que en poco menos de una hora nos lleva a la cabecera. Óscar y Ángel ya lo han hecho alguna vez y no les apetece mojarse. Aún así nos acompañan a la cabecera. Este sí, éste lleva agua, poca pero lleva.
El paisaje, pese al incendio, es espectacular. Cierra el horizonte les Roques de Benet, unos mallos de igual material y parecidos a los de Riglos
La entrada lógica es un rápel largo de 15 o 20 m. que termina en una poza preciosa de color verde turquesa. Ahora, está prohibido porque en la cabecera vive el cangrejo de pito largo(Austropotamobius longipenis), autóctono y en peligro de extinción y hay una senda que nos deja al pie de la poza.
El barranquillo en cuestión es majete. Labrado en conglomerado, hay unos enormes desprendimientos que forman oscuros y caos por los que hay que pasar y algún pasillo inundado. Se hace muy corto aunque se agradece salir porque el agua está muy fría. Además, se ha nublado por momentos y se ha levantado viento frío.
Pues...poco queda más por hacer hoy aquí (que sí que quedan cosas, pero hoy ya no nos da tiempo y mañana hay que currar...) así que nos cambiamos, y cogemos carretera hasta casa no sin antes echar algo pal cuerpo en Gandesa y galimbilla de despedida en Sariñena.
Ha estado muy bien el finde...a ver cuando lo repetimos.
Hala pues...

3 comentarios:

Bruno dijo...

Está bien que los "huescanos" os acordeis del sur, lástima que el tiempo no haya acompañado. La próxima vez que haga malo en pirrineos a ver si volveis por "mi" tierra. Añadir que ese macizo siempre lo he conocido como Puertos de Beceite (Ports de Beseit) y lo de Tortosa-Beseit me suena a neologismo igual que lo de Corona Catalano-aragonesa.
Ala pues.

J. M. N. dijo...

Pues no solemos bajar mucho al sur no...pero con el invierno que está haciendo es una alternativa buena.
La verdad que me quedé con ganas... el sitio es muy majo y se nos quedó muchísimo por ver, en esa vertiente y en la aragonesa. Lo de Tortosa-Beceite...pues no se que te diga...igual es una marca turística o una colonización espaciotoponimicocultural...como otras que ha habido...
Bueno, gracias por leerme.
Salú

Javier Gutierrez dijo...

PUES NO RESULTA KE TORTOSA NO PERTENECE O NO KIERE SER TERRITORIO CATALAN ELLOS DICEN SER LA 5PROVINCIA VARIAS VECES KE HE IDO A LOS PORTS A BARRANKEAR O A ANDAR KON LOS COLEGAS NOS LO HAN CONFIRMADO....INDEPENDIENTES ENTRE INDEPENDENTISTAS HASTA HABLAN UN CATALAN DISTINTO PARECE KE PASEMOS UNA FRONTERA DENTRO DE LA PROPIA TARRAGONA SALUDOS....JAVIER GUTIERREZ DESDE TARRAGONA LOS DEL TERMO