domingo, 26 de febrero de 2012

SEMANA POSTGLACIAR

Pasados ya los fríos polares, siberianos y antárticos, esta semana ha sido rara. Fríos amaneceres pero tardes primaverales. Apetece salir, después de tantos días de frío, por otro lado el monte está que da asco verlo. Completamente seco, sin nieve ni arriba ni abajo...no recuerdo un invierno tan ruinoso como este.
El miércoles, salí de casa sin rumbo. Cogí el camino que recuperamos hace unos años y, en menos de una hora, me planté en Escuer viejo. Es un camino majo, que sube a media ladera y te deja justo debajo de la torraza, un edificio del siglo XV todavía bien conservado. merece la pena verlo. Hace tres años, el Ayuntamiento de Biescas lo consolidó y lo dejó listo para unas cuantas décadas más. Consta de una torre de tres pisos (en origen tuvo cinco), un recinto amurallado y una capilla, dedicada a Santiago, que forma parte de la muralla y es más un edificio diseñado para la guerra que para rezar.
Hasta allí, el camino recorrido estaba señalizado como PR. A partir de allí, sale una senda, marcada con brochazos de pintura blanca en piedras y árboles, que nos va a llevar hasta Yosa. El recorrido es muy majo, con preciosas vistas hacia el valle, hasta que te metes en la cara norte del monte y enlazas con la pista que va por la selva de Yosa. De allí, por Mundarei a casa casi anocheciendo. Pues ha estado bien. 600 m. de desnivel y casi 10 km. de recorrido. El track aquí.
El viernes estaba previsto que nos fueramos a Ochagavía, a intentar hacer una circular para subir al Orhi, conocer un poco ese valle y la selva de Irati. Por motivos ajenos a nuestra voluntad no pudo ser y me quedé sin planes y con un tiempo cojonudo que había que aprovechar. Así pues, después de currar, me hice la vuelta a Susín en BTT volviendo por la Torraza de Lárrede, otra torre del siglo XV, nacida para los mismos fines que la anterior, y recientemente restaurada. La verdad es que es un recorrido muy majo para una tarde.
El sábado sigue haciendo un tiempo inmejorable. Salgo tarde y sin rumbo de casa. Al valle lo descarto. Hay una cola de coches en la gasolinera que, a cualquier sitio que vaya, me va a costar una hora llegar. ¿Y si me voy pa Sobremonte? hace días que no ando por aquí y lo tengo al lado de casa. Subo hasta Betés y dejo el coche en unos campos pasado el pueblo. Últimamente, alguien de por aquí está limpiando y señalizando caminos haciendo una labor cojonuda. Encuentro una senda que me lleva a cortar la pista que sube al repetidor de Zerruza y continúa ladera arriba. Las vistas empiezan a ser cojonudas una vez rebasada la zona de pinares hasta que llego hasta la Mallata de Betés. Situada en un mirador excepcional, la mallata es uno de esos sitios con magia que de vez en cuando te encuentras por estas montañas. ¡Cuantísimas noches habrán dormido aquí los pastores! ¡Cuantísimos miedos, tormentas y sueños habran pasado entre esas piedras! Y todo con unas vistas increíbles hacia el valle. Claro que la visión idílica que tenemos de estos lugares, nosotros, urbanitas que venimos aquí porque nos da la gana y que cuando bajemos, aquél mismo día, tendremos luz, calefacción y una ducha caliente, no tiene nada que ver con los sentimientos de aquellas gentes que estuvieron allí porque no tenía otro remedio, porque de algo había que vivir y que, si hubieran podido elegir, no hubieran aguantado tormentas y calores en ese lugar que ahora nos parece tan chachipiruli.
Con estas cavilaciones, cojo el lomo que baja directamente desde la punta Fazera a la que llego en poco más de hora y media desde que he salido. Dosmil y pocos metros, ni gota de nieve, con una temperatura primaveral y sin nada de viento.
Voy improvisando sobre la marcha.De la punta Fazera subo hasta Burrambalo, situado a pocos minutos. Echo un bocao arriba, se está de cine. Ante mí, hacia el oeste, se desarrolla un cordal herboso que culmina en la punta Petruso, punto culminante con sus 2198 m. pasando antes por Sarrataclau y as Peñas de Aso. P'alli que me voy. ya he estado por aquí dos o tres veces, pero es un sitio majo y todavía queda día para andar. Una vez llegado a la punta Petruso (podía haber obviado todas las demás puntas bajando un poco hacia el sur pero he preferido ir por encima de todas) tengo en frente a Punta Canales. Me planteo subir a esta última pero una vez llegado al collado de Petruso me da pereza. Según el gipiese, llevo 8 km andados y más de 1000 m. de desnivel acumulao. Además, si la subo, tengo que bajar varios km por la arista hasta donde sale el GR 15 y, de allí, coger una senda de ganado que bordea todo el circo del barranco de Aso. Pufff, ya vale por hoy. A media ladera, enlazando sendas de ganado, voy bajando hacia una senda muy bien marcada que me llevará, en una hora más, a la mallata Juan de Freda. Qué nombre más curioso ¿verdad? La mallata (o majada, o refugio pastoril) de un sujeto llamado Juan de casa Freda será ¿no?. Pues no, queridos y queridas amiguitos y amiguitas de la toponimia pirenaica. La mallata Juan de Freda significa, literalmente, la majada de la fuente fría. Proviene del aragonés Fuande-Juande "fuente" y éstos del latín "fontis" y de Freda "fría", claro como un libro abierto, si lo sabes leer, claro... El caso es que el paraje es cojonudo para pasar la noche un día de estos (con buena compañía sería idealdelamuerte). Echo un bocao en la puerta del refugio. Enseguida se me acercan dos perros de cazadores. El Yeti hace amistad con una perra. Con el otro, que aparentemente es masto, no. No hay perro que no se parezca al amo...dice uno que curra conmigo.
Bueno, pues, desde aquí, ya hay una pista que, sin pérdida, te deja en otra y ésta en la senda de subida, al lado del coche.
Pa ser que he salido sin rumbo, 13 km y 1070 m. de desnivel. Algún día me voy a salir de la provincia... El track aquí
Hala pues...

2 comentarios:

André Chateau-Perain dijo...

Y en a punta Petruso dejaste una losa encima del mojón... ¿o no?

J. M. N. dijo...

Pues....no. No lo juraría, pero creo que no. A ver si ha sido el viento que ha hecho mucho y abundante...
Por cierto, muy bueno tu blog. No lo conocía pero te enlazo...
Salú