lunes, 6 de agosto de 2012

DOS DÍAS POR ORDESA....CON ALERTA NARANJA POR TORMENTAS

Ya hacía mucho tiempo que Paco había preparado esta salida. Todos los años hace una salida al Piri con un grupo de amigos suyos de Madrid y este año me dijo que si quería acompañarles al Monte Perdido. Nada menos que desde enero tenía hecha la reserva en Góriz. El caso es que la previsión era de bueno tirando a regular el sábado y malííííísima de la muerte para el domingo. Ya que han venido de Madrid, algo habrá que hacer ¿no?. El caso es que, a las seis de la mañana, estamos en la plaza de Biescas Paco, Jacinto, Alfonso, Pepe y yo con más sueño que Dios talento porque se había alargado más de la cuenta la ruta nocturna del viernes. Presentaciones de rigor y marchamos a Torla donde dejamos los coches en el aparcamiento. Subimos una veintena en el autobús que nos deja en la pradera. De allí retrocedemos para coger el camino del circo de Carriata una docena. Sí, ya se que para ir a Góriz no hace falta ir por allí, pero ya que tenemos todo el día por delante, vamos a mostrarles a estos de la capital los encantos de Ordesa. Al principio, mientras subimos por el bosque, hace un calor pegajoso y extraño para la hora que es, que nos hace sudar como gorrinos. Parada en el desvío de la Faja Racón a echar un bocao. El barranquillo que baja por allí y que nunca he visto seco, está agonizando. Continuamos adelantando algún grupo que al principio nos había adelantado como vaquillas y ahora están al borde del colapso a tenor de la congestión que muestran en la jeta.
Como no se cómo se van a comportar mis acompañantes, paso de meterlos en las clavijas y me los llevo por la Fajeta que, además, me parece un paso mucho más majo. Pues sin problemas superan las sencillas trepadas que hay y enseguida nos situamos debajo de la Faja de las flores. Todavía tenemos que subir un rato hasta coger la entrada.
El día, que había salido despejado, se está cubriendo muy deprisa. Enormes cumulonimbos han aparecido como surgidos de la nada en el poco rato que llevamos andando y, a lo lejos, ya descargan agua. La faja, como siempre, es un lugar espectacular...de lo más bonito que se puede hacer en el Piri. Eso sí, para llegar a ella te tienes que comer 1000 m. de desnivel en unas tres horas. Los de la capital del reino no hacen más que tirar fotos a diestro y siniestro y exclamar de admiración a cada paso.
Terminamos el recorrido horizontal de la faja donde ésta hace honor a su nombre con enormes extensiones cubiertas de flor de nieve. Ahora, la mayoría de la gente, se tira hacia Cotatuero. Nosotros vamos a seguir hacia el norte a ver si sabemos coger el camino de Millaris. Entramos en un lapiaz enorme por el que hay que cavilar para encontrar el camino. Estamos rodeados de cuevas, simas, dolinas, uvalas, polges, y acanaladuras. Todas las caras del exokarst. No querría estar yo aquí con niebla...pues niebla de momento no pero agua, ¡toma!, ¡aquí la tienes! Empiezan a caer gotas gordas como puños y frías como Soraya Sáenz. Al momento, se convierten en granizo justo cuando llegamos a una antigua mallata que nos sirve de refugio. Afortunadamente dura pocos minutos pero ahora si que no hay que descuidarse...en cualquier momento nos puede caer la del pulpo.
De la mallata vamos a lo que los mapas llaman Plana Nazario, un antiguo ibón colmatado convertido ahora en un desierto de gravas y arenas. Un resalte donde hay que apoyar las manos, llamado Grau de los gabachos, nos lleva a otro ibón colmatado a la izquierda del collado del Descargador y debajo del pico Anónimo, donde se abre la famosa cueva helada de Casteret. Habíamos valorado la posibilidad de acercarnos hasta la cueva pero visto el orache que tenemos ni nos lo pensamos....nos vamos al refugio. Pasamos el cuello de Millaris y enfilamos la bajada hacia Góriz que se ve allálantizas. Al final, después de siete horas justas de caminata y con la lluvia amenazando pero casi sin mojarnos, arribamos al refugio.
Como en todos los refugios de montaña (y en éste quizá más que en otros), aquí se puede ver lo más florido y granado de la variopinta fauna estival que puebla estas montañas. Escalador friki de manual con su camiseta ajustada, sus mallas paqueteras, sus greñas, su barbita de tres días y su mirada de suficiencia, grupo de chavalotes recién escudillaos en esto del monte que gritan, sueltan risotadas y fuman porros uno de trás de otro, grupo perfectemente organizado de abuelos y abuelas francesas, con jerseis de lana y pantalones pirata, fibraos, de mirada viva y con más montañas en la chepa de las que llevaremos nunca cualquiera de los que ahora presumimos de ser "montañeros", parejitas con tienda de quechua 2 seconds que cuando se la echan a la espalda parece que lleven el escudo ceremonial del rey Chorrapelada IV...el refugio lleva ya un tiempo en obras. Cuando lo amplien veremos todos estos tipos, y bastantes más, triplicados.
Pasamos la tarde charrando con unos y con otros. Con tres abuelos de Getafe que salen cada año a un tresmil desde hace quince años, una chica de Alicante que está haciendo la transpirenaica sola...al final, después de tanto amenazar, se ha quedado una tarde preciosa y completamente despejada. Nos sacamos con la moza esta de Alicante (Merche se llamaba) un té a la calle mientras vemos anochecer y esperamos a que llamen para cenar.
La cena abundante y buenísima a razón de una ensalada ilustrada, lentejas como pa un regimiento y jamburguesa poco hecha con salsa de queso con arroz. De postre mus de yogur. Y poco más va a dar el día de sí...otro té en la calle mientras disfrutamos de las últimas luces con una temperatura ideal. ¿a ver si se han equivocao los de la meteo y mañana tenemos un día cojonudo?
Nos metemos en las literas y yo me duermo en zerocoma. Otros, como Alfonso y Jacinto, no duermen en toda la noche y nos cuentan, a la mañana siguiente, cómo la gente ha ido entrando con cuentagotas y cómo, a las dos de la mañana, se han desatado los elementos atmosféricos en forma de vientos, truenos, rayos y centellas.
Lo cierto es que, al salir al exterior, nos encontramos con la boira preta y cayendo gotas. Gabinete de crisis mientras desayunamos. Al Perdido descartao. Si subes no vas a ver nada y eso no será lo malo. Como nos coja una tronada por allá arriba ya nos podemos dar por jodidos...eso si no graniza, que tiene toda la pinta. Decidido, nos vamos para abajo y según como evolucione la mañana volveremos por la Faja Pelay y, si tenéis ganas, hasta bajaremos andando hasta Torla por Turieto. Lo cierto es que, de todos los que están en el refugio, nadie tira para arriba y casi todos lo hacen para abajo. Nosotros, desayunamos tranquilamente, preparamos las mochilas y empezamos a descender bajo una suave lluvia.
Goriz, senda de los mulos, Cola (casi seca) de caballo...no parece que vaya a caer de forma inminente ¿no?. Hala, por la Faja Pelay que hace muchos días (quizá años) que no voy y así os la enseño. Recorrido sencillo, sin problemas y sin pérdida. No acaba de despejarse, nos llueve a ratos pero eso sí, las nubes jugando con las paredes del cañón, nos dan oportunidad de hacer fotos buenas hasta a los malos fotógrafos como yo.
Bajada por la senda de los cazadores, en la que nos encontramos gente por primera vez en toda la mañana, y llegamos al párking otra vez lloviendo. Pasamos de lo de Turieto. Cogemos el autobús y nos vamos a Broto a comer que, aunque no hayamos subido al Perdido, nos lo hemos ganado igual.
Nos despedimos de los de la capital y nos vamos a nuestros respectivos pueblos justo para llegar y ver como se desata, por fín, la tormenta anunciada. 35 l. en media hora en Biescas. Si esto llega a ser Salou ya estaríamos inundaos.
El track de los dos días aquí, aunque, como podéis ver, cuando fuimos por la Faja Pelay nos despeñamos varias veces...o eso o Marruecos ha vuelto a invadir Perejil y los yanquis han movido los satélites en previsión de una nueva confrontación mundial o, lo más probable, las paredes cercanas inhiben la señal de los satélites y estos chismes van a ciegas en sitios como éste.
Hala pues...

4 comentarios:

Marian dijo...

pues vaya tiempo hace!!!! De todos modos seguro que estais mejor por allí que aquí a 40 grados. Menos mal que curro de noche porque esto no hay quien lo aguante. Y por cierto, que recuerdos mas buenos me trae toda esa zona. La primera vez que subí a goriz tenia 7 años....alla por la prehistoria :-)

J. M. N. dijo...

Justo hace malo el finde para jodernos el rollo. Hoy, no se si estamos a 40º pero si no, debemos estar bastante cerca...y yo de guardia, sin poder salir de casa. Tengo sueños húmedos con las pozas de Lapazosa o del Gorgol.
Hala, aguantar como se pueda que esto se acabará pronto.
Saludos...

Luis Martínez dijo...

En esa mallata pase, hace años una noche infernal.Del cielo cayó agua suficiente para llenar dos o tres pantanos y los efectos de sonido en forma de truenos y relámpagos, seguro que ganaban el Oscar a los efectos especiales.
Un saludo

J. M. N. dijo...

Luis, esos son los momentos en los que te preguntas qué coño estás haciendo tú allí en vez de estar en casa acurrucao bajo las mantas...pero, al volver a casa, muchas veces y en determinadas circunstancias(a mí me pasa por lo menos) desearías volver a estar allí.
Gracias por pasarte y comentar.