domingo, 12 de septiembre de 2010

BTT, YEBRA-STA.OROSIA-OTURIA-CASBAS-SUSÍN-BIESCAS.

Finde tonto, recién llegado de la playa (el que haya trabajao la semana pasada que se joda...), harto de buffet libre y cervezas y con la espondilitis torturándome un pié. Llamo el sábado a Pol y le digo de ir al barranco del Caldarés y a la garganta d'o Costechal que aún no la conocemos. Él, que debe tener más cerebro o mejor amueblado que el mío, me lo quita de la cabeza porque todavía estoy convaleciente del puto dedo roto. Ir con Roberto a las Argualas descartao. Tengo un pie que parece que me clavan agujas. Mecagonlaputa...la lotería no me tocará, pero mierdas de éstas...., a ver como me levanto mañana.
Pues el domingo me levanto con los achaques propios de mi edad y mis numerosas pestes pero como hace un día cojonudo pienso rápidamente un plan y me piro.
A las nueve y media estoy en el cruce de Osan, en el valle del Basa, con idea de subir con la bici a Sta. Orosia y bajar por la senda de Isún. Los primeros kilómetros los hago disparao porque voy por carretera y el perro va de lao a lao. No hay circulación pero, por si acaso. Enseguida llego a Yebra y cojo la pista que sube a Sta. Orosia. 11 km que me hago en 1h y media. Se me hace muy aburrida. Conozco este monte como la palma de mi mano y se, en todo momento, cuanto me falta y por dónde voy. En la ermita hay un montón de gente, coches y caballos. Echo un bocao en la fuente, que está en las últimas, y cambio de planes otra vez (debo tener una personalidad inestable). Como hace un día cojonudo pienso en alargar la marcha y bajar por la umbría de Oturia hasta Susín y, de allí, a Biescas. Llamo a Rut para ver si Chué me puede llevar a coger el coche esta tarde y me dice que sí. Así que emprendo la subida hacia Oturia. Por atajar, me meto por unas rampas en las que me tengo que desmontar. Muchísimas vacas. Hay un montón echadas en medio la pista y no se asustan ni de mí, ni del perro. Me tengo que desmontar y subir por la ladera para pasarlas mientras se me miran con cara de vaca. Paro en San Cocobá a inspeccionar el refugio. Algún día me subiré a dormir aquí. Del collado hasta coger la pista de bajada hay unas rampas de flipar. Subo desmontado hasta llegar a la pista que bordea Oturia por su base. Pues...una vez aquí...vamos a subir p'arriba. Apenas un cuarto de hora (casi no me duele el pie) y me planto en la punta. 1921 m. Una temperatura cojonuda y ni pizca de viento. Se me acerca un francés "enamogado de la España", dice. Charramos buen rato. Le digo los nombres de los montes, me pregunta por mi "pego depogtista", me pregunta que cuando van ha hacer la autovía para la France...Le digo que en la España las cosas están mal, que hay crisis y que, mientras los politicuchos, el rey, las elefantitas, el principito, la princesita y toda su prole navegan por Mallorca para "descansar" (manda cojones...), la gente está en el paro y hay familias que no tienen ni para comer. Compartimos tabaco. El me da Egalité y yo le doy un Pall Mall mentolao. Nos despedimos como si nos conociéramos de toda la vida. Él va a bajar por Yebra andando pego... no tengo pgisa, dice.
En cinco minutos bajo hasta la bici. La pista en principio llanea. Hay un montón de cletas que tengo que abrir y cerrar. Al final, pasa por la cabecera del valle de Ipe, e inicia una bajada cojonuda y sin tregua hasta Oliván. Veo desvíos de la senda marcados con hitos. Pienso en meterme por allí pero al final paso de complicarme la vida. Si me pego una hostia, en la pista me encontrarán pero en medio el monte...me encontrarán las rabosas y jabalíes.
Se pasa por Casbas, completamente arruinado, y al poco por Susín. No hay ni Dios. Paso por casa de Angelines y está cerrada. Paro en la iglesia a echar un cigarro. Mira que habré estado veces aquí y aún flipo con la iglesia y los sillares grabados que hay en el ábside. Los fotografío por enésima vez. Hoy les pega el sol de manera que se aprecia muy bien el relieve. De allí cojo la senda a la ermita de la Virgen y después la pista que me baja a la de Oliván. En el puente por el que cruza el barranco paro para que Yeti beba agua. Se mete de cabeza en la poza y bebe agua metiendo la cabeza dentro...pobracho, qué calor debe estar pasando.
De allí, cojo la pista que faldea por debajo de Oliván, la de la chopera de Escuer y llego pa casa justo para meterme entre pecho y espalda un plato de paella cojonudo que me ha hecho mi santa. 48 km, 1100 m. de desnivel, 6 horas, el perro espedau con las cuatro patas sangrando y yo con mal de culo de pegar saltos. Hala, me ducho, me afeito y me voy a buscar el coche. Majo día, aún estoy fuerte pese a que vuelvo a fumar como un tiñoso.
Hala pués...