miércoles, 26 de noviembre de 2014

VUELTA A FORATATA

Muchos días llevábame  este recorrido dando vueltas por mi cabeza. Al final, el sábado que no hay nadie disponible para ir al monte (excepto el perro, claro está) me decido a hacerla viendo que no hay ni gota de nieve en la cara sur y que es un recorrido, en principio, sin ningún compromiso ahora que el día es corto y voy solo.
Sin embargo, a las nueve de la noche me llama Kankel y me dice que me acompaña. ¡Pues cojonudo tú! Aunque no me importa ir solo al monte y mantener largas conversaciones con el Yeti, la verdad es que siempre se agradece la compañía... y más si es un tío como Kankel.
Ocho y media de la mañana en Biescas. Salgo a la calle y hace una temperatura que no la ha hecho ni en agosto. (De hecho, para las fiestas había que ir con abrigo y ahora se puede estar perfectamente en manga corta.... este tiempo está pirao)
Carretera a la Bal y aparcamos en Formigal que a estas horas es como Chernóbil.... ni un alma, ni un coche, ni un gato por la calle.

Cogemos una senda a la derecha que, enseguida, nos lleva a la zona conocida como La Pecariza. Corrales, casetas de falsa bóveda, portillos... todo este entorno nos habla de otros usos de las montañas, mucho más respetuosos que los que ahora se practican a muy pocos metros en línea recta y en la otra ladera. Afortunadamente (o no) la naturaleza y el clima pondrán a cada uno (a las vacas y al director de Arramón, quizir) en su sitio tarde o temprano.
Continuamos por una senda más marcada. Incluso vemos algún brochazo azul en alguna piedra. El camino sube a coger altura y después llanea haciendo una travesía que nos deleita con vistas cambiantes del todo el valle hasta llegar al collado entre Foratata y el emboscado pico Baladrás.
Paramos a echar un bocado con una temperatura y un día que lo que apetece, de verdad, es echarse una siesta en esta hierba tan mullida y con este sol tan tibio.
Después de sacudirnos la pereza y la abulia que nos embarga, iniciamos un descenso por sendero poco marcado pero que, aún así, se sigue muy bien. Alguien ha cortado algún bucho y a colocado señales de plástico azules en los pinos. Por contra, otro se ha dedicado a hacer hitos justo donde hay marcas de pintura tapándolas por motivos que nos son desconocidos.
De una forma o de otra, nos encaramos hacia el pico de la Laña que se yergue enhiesto, pinchudo y orgulloso en lontananza.
Una vez llegados  a su base, lo bordeamos e iniciamos una subida por canchal hasta el collado entre éste y las paredes de Foratata.
Y llegados a este punto, cambiamos de orientación, de mundo y de estación. Así es, queridos y queridas amiguitos y amiguitas. Si hasta ahora habíamos andado por prados, hierbas y pedregales, ahora, nada más cruzar el collado, nos encontramos con un mundo frío, yerto y nevado que parece sacado de otras latitudes o, al menos, de otras fechas.
Intentamos perder poca altura pero aún así, tenemos que faldear las paredes de Foratata oriental por laderas cubiertas de nieve blanda donde, tan pronto te hundes hasta la cadera como te juegas un tobillo que se introduce entre piedra y piedra tapadas con dos dedos de nieve traicionera.
Incómoda. Así es la travesía por estos pagos. Habíamos pensado subir a la Foratata occidental pero, visto lo visto, lo dejamos para mejor (y más seca) ocasión.
Con algún exabrupto y mentando (para mal) al Sumo Hacedor, ganamos el collado entre Foratata y el pico Barzapuchera e iniciamos un flanqueo penoso por la cabecera del recién nacido barranco del Ministirio que nos deja, a la postre, en otro collado, el que separa la arista occidental de Foratata con el pico del Forato.
Y vosotros y vosotras, queridos y queridas lectores y lectoras que habláis la lengua de Cervantes, os preguntaréis a qué idioma recóndito, arcano y atávico se debe tan singular toponimia de nombres tan sugerentes como impronunciables. Pues es al aragonés, de hondas raíces latinas pero aderezado también con voces de origen prerromano e incluso indoeuropeo. Así, forato en sus múltiples variantes, se refiere a "agujero" ya que la peña en cuestión, al estar formada por calizas hercínicas, ha tenido nada más y nada menos que 300 millones de años  para ir erosionándose. Laña, por su parte viene del céltico Lanna "lugar llano y despejado de vegetación"  los otros -Barzapuchera, Ministirio.... prometo buscar la etimología... que me pica la curiosidad.
Estando pues en el collado del forato, vuelve a cambiar el ambiente, vuelve a desaparecer la nieve y vuelven las altas temperaturas. Tenemos apenas media hora hasta el coche pero no apetece nada irse a casa. Así que, haciendo el remolón, comemos en unos bloques mientras hacemos la fotosíntesis y nos empapamos de vitamina D, que en el tiempo en el que estamos y hacia donde nos encaminamos,  cada vez va a ser más cara y menos abundante.
Pues ya está. Galimba en Formigal y pa casa que aún hay cosas que hacer hoy sábado.... sabadete....
Aquí tenéis el track.
Hala pues...

5 comentarios:

David Naval dijo...

Maja vuelta, y más si se adereza con un texto ameno. Oye, pues igual la hago algún día porque yo hice una "circular foratatense" una vez pero fue más larga, bajando por la Sarra y combinando con la bici... lo que sería en modalidad "biatleta"... que tampoco estuvo mal.
Salud (y orujo que dicen algunas).

J. M. N. dijo...

Jodo David... y tanto... a mi me salieron 8 km y a ti 16... parece que no hayamos estado en el mismo sitio... claro que para ti eso nada... un paseete ....
Hala saludos majo...

silvia dijo...

Como que galimba en formigal y pa casa?? se te ha olvidado la que te echaste en Biescas antes de irte pa casa u qué?
Nada...que muy chula la ruta y que cualquier día te la copiamos, pero en sequia!
Un abrazo.

luis dijo...

Interesante vuelta. El año pasado tras subir a la Foratata desde Formigal por el cuello del Forato intenté dar el rodeo justo por la base NE de la Foratata, pero no vi claro el descenso y me dí la vuelta. Ya veo que tenía que haber bajado hasta el collado de la Punta de la Laña, pero no tenía claro si podría completar la vuelta y no quise arriesgarme. Ahora veo que es posible, así que habrá que intentarlo más adelante.
Un saludo y gracias por la reseña!

Eduardo dijo...

Maja vuelta os disteis, y hay que ver como cambia la cosa, segun la cara por la que se va. Está la apunto pero ya para la primavera que viene, eso si, yo con una galimba, voy más que contento :), un saludo